21/6/09

DOMINGO DE MERCADO

W. Haenraets
Tódolos domingos hai mercado na vila do lado e, desde que están alí, gustan de iren sempre que poden. Venden os seus produtos as xentes da redonda e é un pracer deambular por entre os postos na procura das verduras ou froitas máis frescas.
Cando chega o verán aquilo convértese nunha Babel por mor dos turistas que invaden as distintas rúas que ocupa o mercado.
É o que ten o verán-dilles unha vendedora mentres pesa uns tomates nunha báscula antediluviana - moita xente pero pouco diñeiro.
Sempre a se queixar. A ela gústalle ver xente diferente na vila aínda que só sexa un mes ao ano.
Antes de voltar para casa, parada no bar de Xurxo para tomar a caña sentados na terraza.
Na casa coloca a froita e verdura enriba da mesa da cociña nunha composición Archimboldiana ( pensaba ela) e tíralle unha foto.
...............................................................................
Nin por asomo era o que ela quería reflectir ... outra vez será.


3 comentarios:

jorge dijo...

En eso se me nota la vena urbanita, no me gustan los puestos de venta callejera.

Contra todo lo politicamente correcto me encantan las grandes superficies. Encontrarlo todo en el mismo sitio. A la sombra en verano, a cubierto de frio y lluvia en invierno.

Me declaro culpable.

La idea de tomar algo antes de regresar si me parece tentadora.

Me gustan los colores del cuadro.

Bajo mis pies dijo...

Por el contrario de Jorge a mi si me encanta deambular por los negocios callejeros, es una forma de conocer mucho a la gente tambien de un lugar, de ver como actúan, de tratar de sacar un buen precio de algun producto.
Me gusta, esta y cualquier feria.
Aca en Bs As tenemos el mercado de frutos del Tigre, se vende de todo, desde muebles hasta frutas, cuadros, de todo!
Es un lindo paseo y nada mejor que tomar un rico licuado de frutas fresco despues de comprar algo que hayas querido mucho!
Bss. Currun!

Sole dijo...

Los paseos tranquilos por un mercado al aire libre son deliciosos. Olores , colores, las voces (ofertas y/o disparates de todo tipo) de los que intentan atraerte hacia sus puestos.... y, si además el tiempo acompaña, la experiencia se convierte en un lujo para los sentidos.
En cada lugar existe alguna bebida relacionada con el hecho de "ir al mercadillo". Por ejemplo en Madrid la costumbre es tomar el vermut con unos boquerones en vinagre.¡¡Exquisito!!.
En pueblos de la Comunidad Valenciana lo mas frecuente es tomar horchata o granizado de café y en Andalucia un buen vinito y algún "pescaito frito"
Jorge, ¿todavía sigues pensando que son mejor las Areas Comerciales?
Curruncheira cada vez escribes mejor, me das mucha envidia. Sana, pero al fin y al cabo envidia.
Bicos