25/6/09

O VERÁN

S. Fattal
Soubo que o verán chegara oficialmente á vila polas luces de cores no comezo e final da carretera que a atravesaba e pola visión de xentes en pantalón corto e chancletas que tomaran por asalto as dúas terrazas do paseo e outros lugares de interese.
Levaba o seu tempo acostumarse a este cambio ; as rúas tranquilas por natureza tornábanse en algo caótico cos coches mal aparcados que lle producían moita incontinencia verbal ao Manolo, policia local do lugar, pero que non pasaba de aí. Aos turistas hai que tratalos ben- dicía- se non xa non voltan.
......................................................................
No campo da feira a cantante desgañitábase . Levantouse e cerrou a ventana, ela non estaba de vacacións e tiña que durmir.

5 comentarios:

jorge dijo...

Ese primer momento del verano, cuando hay gente que ya esta de vacacioneds y no recuerda que no todo el mundo tiene su suerte.

La llegada a los pueblos de costa de un numero de visitantes que puede llegar a doblar la poblacion autoctona.

No hay aparcamiento donde siempre, se acaba el pan, colas en casi todos los sitios.

Pero nada que decir, traen dinero ¿prosperidad?

Lo mejor de las vacaciones es poder tener todo el tiempo a mi disposicion.

Bajo mis pies dijo...

Creo que si, que ese cambio se produce en todos los lugares turisticos. Cambian tu vida, aunque no lo desees asi, pero si dan beneficio a la ciudad, supongo que no hay otra que aguantar!
Bss. cielo!

Soledad dijo...

Los veraneantes podemos ser, algunas veces, una plaga temida por algunos de los habitantes de las pequeñas ciudades. Mas, no generaliceis, tambien aportamos vida y bullicio a gentes que por distintas razones permanecen todo el año metidas en su rutina diaria y, por supuesto, estas personas nos dan a lo "invasores/as" la posibilidad de conocer y disfrutar de su forma de vida.¡ No seaís tan chauvistas y sectarios!. ¡Compartir y dejarnos compartir vuestras costumbres y formas de vida!.
Pero también os digo que, siempre estoy dispuesta a defender estos lugares de la barbaridad de las constructoras y de las meteduras de pata de numerosos alcaldes/as, que porc cierto, suelen ser nativos del lugar.

Cuñada "piojo" dijo...

Te comprendo curruncherira. Los turistas invaden nuestros pueblos y ciudades y los convierten en un infierno de "jodechinchos".
Pero lo más peligroso para los que vivimos en lugares tranquilos, frescos y turísticos, son los familiares que vive en lugares totalmente opuestos a los nuestros y nos invaden año tras año sin ninguna compasión. Perdemos nuestra intimidad y tenemos que soportales durante 30 días con la sonrisa puesta.
¡¡ES LO PEOR !! ¿No se darán cuenta de que se convierten en un grano en o cu bastante molesto? No se conforman con venir en Navidades y nos PARASITAN EL VERANO.
¡Diciosa familia!!

Una madrileña jodechincha dijo...

Prometo dejaros aparcar, comprar él pan la primera para no generar colas , no dar la lata con mi presencia, dejar berberechos y almejas en la arena para no perjudicar a las mariscadoras, aprender dentro de mis limitaciones vuestra lengua, pero por favor ...¡DEJADME DISFRUTAR DE LO QUE VOSOTROS/AS TENEIS TODO EL AÑO!!
Os prometo hacerme invisible si es precio.
Gracias anticipadas